miércoles, febrero 18

Santiago; Drogadictos e indocumentados ocupan inmuebles en centro histórico.


Las casas patrimoniales lucen abandonadas.
Santiago. La ocupación de casas patrimoniales por parte de consumidores de drogas y de indocumentados haitianos han obligado a que algunos de sus propietarios recurran a cercarlas, mientras otras comienzan a colapsar por el descuido.

En menos de un trayecto de 50 metros de la calle Luperón, en el centro histórico, algunos dueños de casas de estilo republicano han tenido que colocarles alambradas a las puertas de entrada de sus viviendas. 

“Aquí tenemos que vivir como leones enjaulados para impedir que penetren a nuestras casas. Para colmo cuando acudimos a Patrimonio Monumental, no las ponen difícil y vemos cómo se destruyen”, refiere Julio Cuevas, residente en la zona.

En las manzanas que comprenden el centro histórico se ha establecido al menos un centenar de casas deshabitadas o dejadas al abandono.
Para impedir que terminen de destruirse, muchos propietarios han puestos sus inmuebles en venta, pero consiguen pocos compradores, por las limitaciones de Patrimonio.

Pierden valor

Recientemente, otra vivienda que contaba con el aval de Patrimonio para intervenirla y remodelarla, los trabajos tuvieron que ser detenidos, debido a que la dejaron prácticamente destruida en su totalidad.

Julio Cuevas denuncia como intencional el fuego en que se vieron afectadas otras tres casas patrimoniales en la citada calle, supuestamente ocasionada por los llamados piperos y haitianos. 

Esa misma situación atraviesa el emblemático hotel Mercedes, ubicado en la calle 30 de Marzo, y con más de cien años de historia, convertido en patrimonio de Santiago. 

El valor aproximado de este inmueble ronda los cuatro millones de dólares.

Preocupa la lentitud para otorgar permisos

En siete años la oficina de Patrimonio ha aprobado más de un centenar de solicitudes de proyectos de inmueble, mientras cada vez más crece el número de negocios o viejas casonas con valor patrimonial puestas en venta o en alquiler. En algunos casos han tenido que imponer sanciones por destrucción como en el caso de la vivienda del restaurador Teodoro Gómez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario