viernes, diciembre 18

En Santiago; Obras paralizadas y mucha basura.


La gente se queja del descuido en la ciudad por parte de la alcaldía.
Santiago. A los problemas de basura que enfrenta la ciudad, la mayoría de obras construidas por la alcaldía están paralizadas y prácticamente arropadas por los escombros.

Tal es el caso del parque ecológico del Ensueño que levanta el cabildo, el que desde hace más de un año permanece arropado por la maleza. La inversión municipal en esta obra es de aproximadamente 200 millones de pesos. Además del parque ecológico, la alcaldía levanta a escasa distancia un proyecto habitacional para albergar a las familias desalojadas del entorno del barrio Los Pepines, sector donde también construye un techado y una vía de acceso. “Después que dejaron abandonado todo, nos comenzaron a tirar las rumbas de tierra y escombros cercano a nuestras casitas”, indicó una mujer que no quiso identificarse. En los espacios más ocupados por los escombros, hay al menos 300 casuchas, que utilizan como paso una cañada para llegar a los terrenos del espacio recreativo iniciado en el año 2013. 

Obras a medias
En el caso del parque del sector Jardines Metropolitano, que la alcaldía desmontó varios árboles para su intervención, también fue dejado a medias. Los comunitarios y los taxistas se quejan debido a que el parque era su espacio para recrearse. El terreno habilitado apenas permanece con algunos block en todo al alderedor. Otra obra paralizada es el techado del ensanche Bermúdez que hace dos años comenzó a construir en la entrada del sector Rafey. 
Por el desmonte de decenas de caobas y otras especies, Medio Ambiente tenía contemplado someter a las autoridades municipales. La administración del alcalde Serulle ha sido criticada por destinar recursos y acciones a obras que tradicionalmente son responsabilidad del gobierno central y descuidar las que son de su competencia, como el bacheo y recogida de basura.

Alcaldía no ha podido garantizar higiene 

La basura ha sido uno de los principales problema del alcalde Gilberto Serulle a lo largo de estos cinco años de gestión. A la deuda con los contratistas que obligó a rescindir los contratos con dos de las empresas recolectoras se ha sumado la falta de logística. La mayoría de las calles y avenidas permanecen arropadas por los desperdicios y la gente reclaman su recogida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario