viernes, febrero 13

Álex Rodríguez y los diez años.

Álex Rodríguez protagoniza un caso digno de analizar. No piensen en esteroides. Quiero que ignoren esa palabra y ese aciago episodio en su carrera cuando reflexionen acerca de mi planteamiento, que versa sobre los contratos de diez años. La gran mayoría entiende que la situación de Rodríguez con los Yankees de Nueva se trata exclusivamente de esteroides. No es así.

Es una cuestión de dinero y de que finalmente los Yankees entendieron que se equivocaron cuando le concedieron al pelotero de ascendencia dominicana un lucrativo contrato por diez temporadas. Cuando eso sucedió, Álex tenía 31 años. Hoy es un pelotero de 39 años, que, obviamente, jamás tendrá el mismo rendimiento de sus años dorados por aquello de la naturaleza humana.

Se le deben todavía 64 millones, señores, bajo su actual contrato que perime en 2017. Olvídense, insisto, de los esteroides, de la suspensión del año pasado, pero no ignoren las lesiones -que son parte del juego- y analicen si un pelotero de 39 años puede estar en su mejor momento productivo. No creo. 

Los contratos de diez años son un gran error de las organizaciones y me atrevo asegurar que este episodio de Álex y los Yankees se va a producir en un futuro con cualquier jugador que se haya firmado por ese tiempo con 31 años o más de edad. Las organizaciones pueden reírse a carcajadas si consiguen cuatro o cinco años excelentes de un jugador, que debe ser, claro, una súper estrella, y otros tres en la categoría de buenos. 

Quiero aclarar que me refiero única y exclusivamente a la valía y a la producción de un jugador, pues estoy claro que un acuerdo de ese tipo puede resultar muy exitoso en otras áreas del negocio.

Olviden el tema de los esteroides, olviden la suspensión. Ahora, ubiquen a Álex Rodríguez en la agencia hoy mismo. ¿Cuántos equipos estarían detrás de él? ¿Cuánto dinero valdría? 

¿Creen que valdría 64 millones de dólares por tres temporadas? 
Pregúntese ¿cuántos partidos jugaría un tipo de 39 años, con tendencia, como es natural, a ganar peso y a lastimarse? ¿Cuántos jonrones y cuántas remolcadas podría tener? No me respondan en diez años, por favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario